domingo, 5 de noviembre de 2006

Hola de nuevo...


He borrado las anteriores entradas a este cuaderno. He intentado seguirlo tres veces, tres, sin que encontrara continuidad, pero al cabo de varias entradas lo abandonaba . Y no por falta de material, que lo hay y además me gusta escribir, sino por... en fin, por mi holgazanería que cada día me envuelve más en esa red que no veo pero intuyo.
En su día abrí otro nuevo del que acabé olvidando el nombre de usuario y contraseña y cuando por fin pude recuperarlo (resulta que es fácil, sólo se trata de enviar un correo a la dirección que gestiona esto, o como se diga) lo borré para siempre.
Es domingo, ya de noche. Está cayendo una ligera lluvia. Estamos en otoño. No sé que me apetece cenar.
Hoy mismo un juez condenó a Sadam a morir. Siempre he estado en contra de la pena de muerte, pero al leer esta noticia no me ha entrado ni frío ni calor, y eso me preocupa. No puedo decir que esté de acuerdo con la condena, pero realmente tampoco se me remueven las tripas. No sé que (me) pasa.
De acuerdo que este tipo es un verdadero cerdo, pero no menos que Bush.
No estoy para pensar y menos meterme en temas tan profundos.
Voy a cenar.
Dejo una mariquita que lleva días escalando una planta que tengo delante de la puerta. Me encanta su perseverancia.

5 comentarios:

Renatta dijo...

Pues que no decaiga esta vez maja. Respecto a lo de Sadan...uff que difícil, yo también me voy a cenar ;-)
Besitos y no seas tan perezosa...Y sabes, contra pereza, diligencia (ays pero de las del oeste, con un vaquero apuesto que te invite al saloon a tomar una copa;-)
Renatta

Anónimo dijo...

Cuanto tiempo !!!! Me encanta verte por aquí, aunque lánguida como el otoño, o como la mariquita que no acaba de llegar. Espero que hayas llegado a tu cena... ánimo y a reponer fuerzas.
Repito: me encanta verte por aquí...
Tu cibervecina.

Arare_ dijo...

Rebienvenida a la blogosfera, holgazana!

Un beso grandísimo, reina mora.

Esta tarde te enlazaré, a ver si así te espabilas y escribes!!!

Llanos dijo...

Pero, pero, pero... ¿Cómo no se te ocurre avisarme de que has abierto una ventana en la blogosfera, reina mora? Pama Tarte.

¡Ánimo y a escribir!

En cuanto a Sadam, pues he de decir que, casi a mi pesar, a mí sí se me removieron las tripas al escuchar la sentencia. Matar a sangre fría siempre será matar a sangre fría, aunque sea a un ser tan vil y sanguinario como Sadam. ¿Dónde paramos la cadena? Matar a quien mata, matar a quien mata... ¿Dónde acaba? En estos casos siempre me viene Gandhi y aquella frase suya a la cabeza: "Ojo por ojo y el mundo quedará ciego".

Un beso grande, amiga.

Angelusa dijo...

renatta, buen provecho, eh. Y vale, no seré perezosa, en ello pongo todo mi empeño, peor es que se me olvida no serlo... Un besito, maja.
Cibervecina, permíteme que te corrija: futuracibervecina. Ya sé que no duermes pensando en tenerme al lado de tu casa, pero... ya falta poco, paciencia. A no ser, claro, que lo que realmente te quite el sueño es el deseo de ir con tu amado... Muchas gracias por tu reseña, cuando te quedes sin arroz, ya sabes... Muassss.
Arare, graciassss, jajajajaja. beso marinero.
Llanos, qué bien tenerte aquí, de verdad (te lo dije en una entrada posterior a esta, pero que contesté en primer lugar...viva el descoloque) Besitos tricolor.