martes, 28 de noviembre de 2006

Desiderata



Dicen que este hermoso y sabio texto lo escribió un tal Max Ehrmann, aunque también hay voces que aseguran que se desconoce su autoría. Sea como fuere... qué importa. Lo que cuenta es lo que transmite.
Me ha gustado siempre. Y me ha gustado tanto, que al encontrarme hace diez minutos con él, he dado un salto de alegría, como si hubiera encontrado algo importante que se me hubiera extraviado hace tiempo. La buena obra del día será compartirlo con quien quiera escucharlo.
Y de regalo, con mi mejor sonrisa, una margarita de mi huerto. O de un huerto ajeno. Qué más da... Lo que importa es la flor.

11 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Esa es una de las margaritas que solíamos utilizar para deshojar, preguntándole (si, no, si, no) si alguien nos quería... No he conseguido escuchar esos poemas, volveré en otro momento. Besos, angelusa.

Angelusa dijo...

Isabel, A mi siempre me daba pena deshojarlas, antaño era yo muy sensibilera. O quizás pasaba que en la tierna edad de deshojar margaritas, mis amores ya eran tan imposibles como platónicos... Igual que ahora.
Para escucharlo, tienes que darle al triángulito acostado de la izquiera, como en el "play" de los aparatos.
Beso, srta. Romana.

IrV dijo...

Hola hola!

Creo que tengo que bajar alguna aplicaicón, por que no me deja escucharlo...


Saludos!

Angelusa dijo...

irv, ¡hola! Pues no sé, tal vez tengas que bajarte algo (plugin o cosa parecida, se dice) Pensaba yo que se podía oír sin más...
Un saludo.

Arthur dijo...

Buenas Angelusa, que bárbaro que compartís algo tan bonito, lo malo, te digo, es que acá no puedo oir tu poema porque ésta compu no es mía, pero te prometo que cuando consiga una nueva, oiré tu song de Aute y éste poema. Ya sabés que vivo de la caridad de los demás para ver quién me presta su compu y ésta no tiene bocinas ni nada que sirva de audio.

Pero te diré que la foto de la margarita es simplemente hermosa (acaso es tu flor favorita?), y para que sepas un poco más de mí te diré que mi flor favorita es la rosa (de cualquier color).

Saludotes, abrazotes y besotes

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Anónimo dijo...

Parece que yo he tenido suerte y he podido escucharlo como si me lo susurraran al oido. ¡Qué buen consejo es Desiderata!
¿has visto gelu? Su primer consejo está ligado a mi "desiderata" parsimonia.
Gracias mil

nac dijo...

Precioso el poema, si señor. La última frase es el mejor consejo que se puede dar a alguien:"esfuerzate en ser feliz".
Creo que es la clave del éxito...de la propia vida. Besitos, guapa.

Angelusa dijo...

Arthur, me gustan las margaritas, pero también las rosas. Me gustan las flores, todas. Un saludo, chavo.

Arroba, si, de alguna manera hay una conexión íntimamente directa entre ambas cosas. El dios casualidad hizo que así fuera. Qué bien. ¡Muá!

Nac, ser feliz tendría que ser obligatorio, pero a veces nos empeñamos en no serlo y acabamos consiguiéndolo. La imprefección humana no conoce límites. Requetemuá

Arare_ dijo...

A veces aunque una se esfuerce, la felicidad tarda en llegar... o es tan intermitente que... aix...

gracias, preciosa! Un bonito regalo (bueno, dos)

Jean Bedel dijo...

Yo es que a las margaritas les tengo mucha manía. En mis épocas de "me quiere, no me quiere", siempre me salía no me quiere, y al final uno siempre le echa la culpa al mensajero (bueno, yo se la echaba al mensajero, y a mí mismo, pero eso ya es otro cantar ...).

Anónimo dijo...

¡Hala qué coincidencia, Jean Bedel!. A mí me pasaba lo mismo. Sin embargo, me encantan las margaritas. Debe ser que me gusta que me lleven la contraria.