domingo, 7 de enero de 2007

Biorritmos puñeteros

Balsemao (Portugal)
Hay días que se te baja el alma a los pies y acabas pisándola, aunque en esos momentos tampoco es que las suelas de las zapatillas estén para muchos trotes que digamos.
Me refiero a esas veces en las que te estorba todo, en las que molestan las posturas (no poses, eh) ajenas, sobre todo porque no estás elocuente y no te salen las palabras ni para argumentar o defender tu punto de vista. Esas ocasiones en las que provocan hastío las cosas que pocas horas antes encontrabas divertidas, esos días que te enfadas hasta con las etiquetas de la ropa que rozan el cuello porque rascan de una manera humillante y ni ganas ni fuerzas tienes para coger una tijera y hacerle la autopsia a la telita de las narices; esas jornadas, en fin, en las que hasta los adornos de la casa (aquellas figuritas tan monas que pones porque te gustan y quedan finas), agobian hasta el extremo de desear que desaparezcan para siempre en el vientre cuadrado y verde de un contenedor de basura.
La cosa es que hay momentos que el ritmo biológico está bajo mínimos y entonces no somos nosotros mismos, sino una caricatura en blanco y negro de nuestro reflejo en el espejo. Un asquito, de verdad.
Desde fuera quizás no se nos note demasiado, o por lo menos quien nos conoce lo que hemos querido mostrarle, o sea lo justo o menos, ni se entera de que “estás de lo tuyo”. Quien nos conoce un poco más sabe que algo nos pasa, aunque en realidad no nos pase más que la maquinita de los ciclos físico, emocional e intelectual está baja de combustible. Y claro, no tira o tira a trompicones. Desde luego que ni fuerzas para explicar que lo que de verdad nos sucede es que los puñeteros biorritmos se han confabulado para hacerte la pascua. Y hala, a esperar a que los señoritos vayan escalando, coordenada arriba, y lleguen a la cima.
Y cuando llegan, casi sin darnos cuenta, por fin el agua vuelve a su cauce.
Entonces sin saber porqué, mientras conduces, te entran otra vez ganas de volver a cantar la donna e movile cual piuma al vento... y lo repites... la donna e movile cual piuma al vento... Y así hasta la saciedad, como si no hubiera otra música en el mundo, pero es porque resulta que no sabemos cómo sigue y aún así tenemos la valentía de rematarlo con el tatatatarará... y quedamos tan agustito, como si no hubiera pasado nada. Y te miras en el retrovisor y hasta te ves más guapa. Y si eres chico, más guapo y hasta más machote. ¿No? (Le pregunto los chicos, que como son tan así ellos, nunca hablan del tema y no sé yo si también padecen de biorritmos. Es que cuando están enfadados no se para una a preguntarle estas delicadezas y, como cosa preventiva, los mandas directamente a paseo).

15 comentarios:

Quetta. dijo...

¿Telepatía? ¿Lees el pensamiento?... Si es que hoy "estoy de lo mío". ¿Se puede decir "estoy de los biorritmos"? Quieras que no, queda muchísimo más fino. No me apetece hablar nada más, ya sabes, cuando una está así no está pa ná ni pa nadie... Ya si eso mañana.

Angelusa dijo...

Quetta, bonita, mejor que le des a los niños 1€ a cada uno, que se bajen a comprar una bolsa de chetos para cenar y tu te acuestas, que veo yo que la cosa no está para tirar cohetes... (ya si eso mañana te llamo, eh).

Llanos dijo...

Ay, ay, ay... Yo, como quetta, ¿telepatutía? ¿O será que les han dado suelta a los biorritmos de los c...?

Otro besillo, reina mora.

Sentado dijo...

Yo no me miro a los retrovisores porque hay que hacer un esfuerzo tonto. O te contorsionas hasta entrar en "foco" o los giras para luego girarlos otra vez. Parado ni me acuerdo y en marcha "ni te se ocurra" que te esnafras.
En los retrovisores americanos ponen en todos una incripción que dice más o menos: "Atention: las imagenes vistas por un retrovisosr no corresponden fielmente a la realidad". Así que....tampoco te vale para lo del ego.

Arroba dijo...

¡pies para que os quiero!

Angelusa dijo...

Llanos, lo bueno de estas cosas es que acaban pasando, aunque bueno... al ser cíclicas.... Ay qué pena, de verdad. Un besito y cuídeseme.

Sentado, la cosa es ponerle pegas a todo, hijo mio. Pues a mi me gusta mirarme por el retrovisor cuando conduzco a ver si tengo algún pelillo. Me acuerdo y ya ves... Espero que no me de un día un golpazo del que salga afeitada...
¿A ti también te atacan los biorritmos, si o no?

Arroba, hija, que no es contagioso. Claro, tu como estás por encima del bien y del mal, estas cosas ni te afectan.

juanmi dijo...

sentencio que las palabras son la pista más fiable para reconocer el BIORRITMO PUÑETERO que nos coge de la mano...
solo tienes que apoyar tus manos en el abismo de un papel en blanco

yo
en particular, prefiero evitar que ese sustantivo tan mecánico forme parte de mi...

que tal un buen cafe y un par de cigarrillos

creo que lo despisté

un beso

rythmduel dijo...

Los chicos también padecemos de subidas y bajadas de ciclo vital. Mi estrategia es la cabezonería: si el cuerpo y el alma me dicen que nones, aprieto los dientes y doy un paso adelante. Me pongo guapo (en la medida de lo posible, porque la cosa no da para mucho), sonrío, escucho música, solicito achuchones de mis chicas o leo un buen libro. Y que se me ponga chulo el biorritmo...

Arroba dijo...

Arroba asoma la cabeza y otea el café-bar de Gelusa
( Hum, ¿qué coños hace gelu
repartiendo guantazos a derecha e izquierda? La cuitada no da ni uno en el blanco pero ha se ha cargado
tropecientos vasos)
-Gelu, preciosa, los biorritmos no se inmutan con tus guantazos...
Saca un papelajo y se lo muestra orgullosa.
Mira qué bios! y qué ritmossss! aprende
-¿esos son los tuyos? qué desorden chica, ¿y como se ponen así?
Mira qué fácil
Arroba los coloca sobre la barra del bar, se quita el abrigo, se sube la falda ( una miaja) y se estira la camiseta hasta que logra mostrar su canal.Pone cara de vampiresa. Y se hace la interesante.
-Bah, solo hay que bailar a su alrededor un buen rato, tontina.
Venga, saca los tuyos (los biorritmos, eh)y sígueme.
!Seguidnos chic@s!!!!

nac dijo...

Estoy con
arroba al ciento por ciento, oyes. ¿Que se ponen tontos los biorritmos?, pues que les den tila. No hay nada como abrirse el escote, mirar hacia adentro , inspirar profundamente y decirse a una misma: "¡cómo me gusto!".

Sentado dijo...

http://www.eldetectiveamaestrado.blogspot.com/

Angelusa dijo...

Juanmi, bueno, no es mal sistema, la cosa es que funcione siempre.
Otro beso para tí.

Rythmduel, ya lo creo... seguro que lo más efectivo son los achuchones de tus chicas. No está nada mal...

Arroba, hay estrategias que sirven para más de una cosa por lo que veo:-)))

Nac, como se nota que la de arriba y tu sois medio de la familia, maja. (por cierto, qué alegría leerte, hacía días que no te veía. Muassss).

Sentado, conozco ya ese Cuaderno. ¿Quieres que mire algo en paricular? Pos dilo, salao.

Arroba dijo...

Sentado, se te ha olvidado el punto com de la pagina del detective.

nac dijo...

¡Pero qué lista es mi hermana!. Detectives a ti....

Angelusa dijo...

Arroba, Nac... ah, pero... ¿sois familia?
Jejeje:-)