jueves, 1 de marzo de 2007

Uno de marzo

FOTO: Patio de vecinos. La Pedrera. Barcelona

Uno de marzo de dos mil siete.
¿Y...?
Se supone que la vida sigue por idénticos cauces que hasta ahora, ¿no?, salvo pequeños cambios a penas perceptibles que se irán dando a través de los nueve meses siguientes. O ciertos cambios ligeramente sustanciales que delimitan un antes y un después.
Pueden suceder en cualquier instante, en cualquier estación: un buen día te levantas, como siempre, y a media mañana algo podría acontecer que cambiara un poco el esquema que se había trazado. Pero aún así, esa consecuencia acabaría formando parte de la normalidad y la vida seguirá paralela a uno mismo. No sé… por ejemplo (permítaseme la frivolidad materialista) que nos toque una cantidad estupenda en la lotería. Sin embargo esto puede pasarte cualquier día, en cualquier momento, en cualquier esquina o acera en la que haya una administración de apuestas del estado.
Es sencillamente sólo cuestión de suerte cuya trasncendencia es la que se le quiera dar sin que ello aporte necesariamente bienestar o felicidad. El mundo está salpicado de millonarios infelices que siempre quieren más y más y que nunca se hartan. Eso, más que ser rico, es ser miserable.
Lo que realmente podría cambiar nuestras vidas a partir de este mismo instante sería que, por arte de magia, aquel deseo que impera dentro de cada uno se convirtiera en algo tangible y ya para siempre. Y no me refiero a deseos que se puedan pagar con dinero, ni a encontrar mitades de cítricos que te den zumo amoroso, ni nada que esté al alcance de otras manos y que puedan obsequiarte con ello, no. Me refiero a otro tipo de cuestiones. Aquellas que de verdad perpetuaran para siempre la sonrisa en nuestra cara y la felicidad en nuestra alma.
Pero me parece que los milagros siguen siendo imposibles…

22 comentarios:

juanmi dijo...

al parecer las utopías siguen siendo utopías...

pero al igual que el uno de febrero, hoy he sido el primero...porque no me diras que están todos deseando acariciar estas frases -eres genial-

encantado de volver a leer tus palabras, tu exquisita expresión, tu vaiven de preguntas directas...como si cada cual hablara con su espejo...

ANGELUSILLA: -y y pero que hay de mi sueño-.

ESPEJITO ESPEJITO: -ehh, tu sueño, aja, depende de un milagro..., hija mía, es que... mira que pedirme eso, no podrías ser como las demás, y resumir tus deseos en saber si eres la más guapa de Zamora y su provincia.-

ANGELUSILLA: -puff, vaya por dios, y donde encuentro yo un milagro a estas horas.-

-------- CONTINUARÁ --------------

1 abrazo enorme para ti querida compañera de palabras

JUANMI

Anónimo dijo...

pues ¿sabes que? que demos gracias que no nos puede pasar nada que perpetue la sonrisa en nuestra cara.

¡Estaríamos bonitos!

Arroba

Llanos dijo...

¡¡Gelusilla!! Qué alegría leerte de nuevo, reina mora :-)))

Pues ¿sabes qué? Que yo, en el fondo, muy en el fondo, sigo creyendo en los milagros. Creo que aún tengo fe (de ésa que no se vende en las iglesias) en poder "perpetuar" una sonrisa, por leve que sea.

Un besote, amiga.

manel dijo...

Si queremos una sonrisa eterna, es bueno hacer pequeños ejercicios diarios. Sonreír un instante, y otro, y otro. Y cada día un poco más

FÍGARO dijo...

¡¡¡ Recrista !!! ¡¡¡ Qué profundo !!!

QUETTA dijo...

¿ Deseo? ¿Milagro? ¿Angelusa escribiendo a las 9 de la mañana? ... Ah! Claro!... ¿Será que a las 8 y media te ha despertado un adonis telefónico? ¿Habrá sido un sueño ? Seguro...

Angelusa dijo...

Juanmi, me haces reír. Qué salao eres, compañero de palabras (además de tiernecito).

Arroba, que no hablo que que nos de un parálisis facial, mujer.

Llanos, te confieso que yo, en el fondo-fondo también cero en milagros. Pero muy en el fondo...

Manel, tienes razón, se trata de ir preparando el terreno para cuando llegue el gran día, aunque tarde mil años más.

Fígaro, jajajajajajajaja... Eso no me lo dices a la cara.

Quetta, que no, que eran las 9 de la noche, que a las 9 de la mañana estaba yo muy ocupada... Es que tenía mal la hora en el ordenador, mujer.

Un besito de buenas noches para tod@s.

Ula dijo...

Los hombre hemos inventado el tiempo y queremos que corra a nuestro antojo. Es la ilusión lo que nos hace pensar que tal vez marzo sea mejor que febrero y abril debería ser un pasón. Luego pasa lo que pasa, que sigue pasando y viene lo que viene. No tenemos garantía de nada.
Como decía machado: Todo pasa y todo queda.

Athos dijo...

Quizá hay más felicidad en el propio deseo.
Así te evitas decepciones.

Buen fin de semana

Angelusa dijo...

Ula, quzás porque no tenemos garantía de nada, hayamos inventado también la ilusión...

Athos, sobre todo en aquellos deseos que nunca dejarán de ser utopías, pero que el solo hecho de desearlos hace que nos sintamos no sé si felices, pero sí con una especie de sensación placentera...
Buen fin de semana para tí también.
Y para Ula

Felipe Sérvulo dijo...

Angelusa:
Gracias por entrar en "Inventarios", en donde he puesto un enlace a tu "Cuaderno". Ya sabes que en estos asuntos cuando más te conozcan mejor, ya que se descubren personas tan interesantes como tú.
Un abrazo.
P.D. También me ha gustado y mucho, tu "Café". Enhorabuena.

Juan Cosaco dijo...

Esas cosas pasan, no lo dudes.
Cualquier día, el menos esperado, la vida nos cambia por algo o alguien.
Sólo hay que fijarse un poco, estar atento a que ese cruce de caminos no nos pase desapercibido.
Salud!

Arthur dijo...

Buenas Angelusa, ya extrañaba tus escritos, ver qu+e hay de nuevo, y yo pienso que los milagros, pues, hay algunos que existen y en los que creo y otros en los que paso varios años esperando a que sucedan.

Pero sí es cierto, lo que vale no es el dinero, lo sé porque hay veces que cuando me paro de mi cama me siento hastiado, harto, que ya cualquier cosa me molesta y hasta me dan ganas de golpear a alguien; pero lo otro es lo que sí cuenta, es lo que te hará feliz por el resto de su vida.

Saludotes, abrazotes y besotes.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Buenas Angelusa, pues aquí estoy una vez más deleitándomes con tus palabras, de veras, yo también te extrañaba, extrañaba ver también que me dirás después de mi respuesta.

Pues qué te digo, que lo espiritual va más allá de lo material, y eso incluye el dinero, eso es lo que cuenta.

Por cierto, checá mi último post porque descubrí cosas muy interesantes.

Saludos, abrazos y besos.

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Jovecovik dijo...

La ilusión es un motor esencial sin duda, y mi intención era comentar algo de esto, pero es que esa vista del patio de La Pedrera, es una de mis perspectivas
"fetiche", y me he quedado alucinado cuándo lo he visto; porque mira que la Casa Milà tiene perspectivas que llaman más la atención, y has elegido esta justamente.
Magia¡¡

Angelusa dijo...

Felipe Séevulo, muchas gracias por lo que me dices. También para mi en un placer enlazarte en este Café porque me gusta lo que pares.

Juan Cosaco, es cierto, las cosas pueden pasar en cualquier momento; sólo es cuestión de saberlas asimilar y disfrutar para evitar que pasen de largo.

Arthur, no golpees a nadie, hombre, que nadie tiene la culpa de lo que nos pasa, o de lo que no nos pasa, interiormente.

Gustav, gracias hombre, siempre gusta que digan que extrañan a una. Eso es, lo espiritual va más allá de lo material, pero mucho más allá.

Jovecovick, la ilusión lo es casi todo, sin lugar a dudas. Un hombre sin ilusión es un mar sin agua... un abismo profundo y triste. Esa foto fue la última que saqué en mi visita a la Pedrera, y también la qué más me gusta. ¡Magia!

Un beso para todos, pasad buen domingo.

Ruth dijo...

Que sí, hombre, que los milagros existen. Lo que pasa es que no llegan el uno de ningún mes, ni en nochevieja, ni en el día de tu cumpleaños. Llegan un martes a las nueve de la noche, o un domingo muy pronto por la mañana, o ese día que te has levantado tarde, no te da tiempo a quitarte las legañas y te pones lo primero que te encuentras. Arreglada y preparada no te pillan nunca, fijo.

Angelusa dijo...

Ruth, Vas a tener razón, eh. Esto me recuerda a una parábola de la bíblia en la que las vírgenes se ponían guapas para no sé que y al final, lo que fuera o quien fuera, llegó cuando estaban entretenidas.
:-)))*

Moony dijo...

Creo que los milagros son como las meigas gallegas, que no existen pero, haberlas, haylas.
Y si no es así, por favor...que nadie me saque de mi error. Prefiero vivir pensando que, a alguien, en cualquier momento, puede sucederle un milagro.
Y, si a alguien le sucediera, que lo cuente, por favor. Para tener más motivos de ilusiones.
Siempre es un gustazo leerte ¿serás un milagro de las letras? lo voy a meditar...

Angelusa dijo...

Un milagro de las letras, dice... Qué más quisiera yo. Desde siempre, desde muy niña mi mayor ilusión era porder ser escritora y poeta, pero, hasta la fecha me he quedado en un mero proyecto.
Eso es, que la ilusión nunca nos falte, se produzca o no el milagro.
Gracias, Moony, eres más buena. Un abrazo.

Acus dijo...

Sí existen los milagros, Angelusa. Sacar una sonrisa a los que te rodean, guardar un secreto a tu mejor amig@, anticiparte a los deseos del otro, ser leal..., creo que son pequeños milagros que cuando se dan o se reciben..., ¡son inolvidables!

Un abrazo, Angelusa

Angelusa dijo...

Todo es la disposición en que un@ esté para que las pequeñas cosas que coinforman la vida, nos satisfagan, tienes toda la razón del mundo, querido Acus.
Un besito.