martes, 23 de noviembre de 2010

Gracias, Isabel Barceló, por escribir libros



Dido, Reina de Cartago

Tengo aquí, a mi lado (lo miro y sonrío), tu libro. Qué bonita edición. En portada, colores de otoño y el mar; y ella, Dido, mirando hacia Cartago. ¿Se puede pedir más?
¡Sí!
Sí, yo hubiera pedido que este ejemplar estuviera firmado por la autora pero no pudo ser. Esta vez no pudo ser, pero habrá próximas veces…
Agradezco a Rural que me lo haya traído de Madrid (realmente a Rural tengo que agradecerle muchas más cosas; de momento el próximo café lo pago yo).
Abro un par de páginas al azar y me reencuentro con viejos conocidos, la señora Imilce, Acus, Barce, el Príncipe del Senado… Y más que nunca me siento parte del argumento porque, perdóneseme la inmodestia, fui testigo de su florecimiento.
Increíblemente bella esta manera tuya de describir, señorita Romana, indagando en la mente de los personajes, dibujando imágenes con palabras hasta conseguir que esas imágenes atraviesen la piel del lector y electricen el alma. Pero qué te voy a decir que no te hayan dicho ya...
Recomiendo fervientemente su lectura y garantizo momentos de placer.

2 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Ay, querida amiga, tú fuiste no sólo testigo de la narración en directo de la historia de Dido, sino amigo privilegiado de la reina, su confidente en los momentos más difíciles, su consejero entrañable. Ella te quería mucho y sentía por tí un enorme respeto. Fuiste su sostén anímico muchas veces pues en tí veía a su propio padre. Has sido el Príncipe del Senado más afectuoso y leal que hayamos conocido nunca.
Un abrazo, querida amiga.

Mafalda dijo...

¡Mis felicitaciones a ambas! A una por parirlo y a la otra por hacer de padre, de Príncipe del Senado...
Es un honor poder comentar tan cerca de los autores a través de tu blog, Ángela. Pero, como aún no me he leído el libro, no puedo dar mi opinión al respecto. Contad ambas con ella en cuanto lo pueda tener. Por cierto, ¿está ya a la venta en las librerías o hay que pedirlo a algún sitio especial? Espero una pronta respuesta, gracias.
Y es fantástico que recomiendes el libro de la forma tan bonita como lo has hecho, ¿quién se puede resistir a esas palabras?
Un beso para amabas.