viernes, 4 de mayo de 2007

Para siempre...


Foto: Puerta del cementerio. Alcañices, Zamora
¿La muerte forma parte de la vida o no tendrá nada que ver?
Quiero decir que si la vida es, eso, vida,
la muerte no tiene porqué ser un accesorio ya que no completa un ciclo, sino que acaba con él, ¿no?
Las cosas adquieren sentido cuando un@ mism@ es quien se lo da, y la vida desde luego que, en origen, tiene sentido. ¿Lo tiene la muerte?
Vivir es recorrer un trecho, más o menos largo, lleno de vivencias que desembocan
en estados anímicos que nos llevan de la mano justo hasta el siguiente tramo. Y así hasta llegar al instante final, en el que no hay opción a más paseos.
¿La muerte como alegoría de la vida? Pues no. De dónde habré sacado yo esa tontería.
Dicen que en algunas tribus, el nacimiento de un bebé se recibe con tristeza porque nunca se sabe lo que le depararán los años que le toque vivir; sin embargo la muerte de cualquier persona la celebran con cierto júbilo, porque se entiende que pasa a una mejor vida en la que no le faltará de nada (sic).
En la religión católica la muerte se celebra con tristeza y lagrimas y, sin embargo, quien se muere dicen que también
pasa a mejor vida. Bueno, depende, si quien se muere ha sido malo va al infierno, que ya vuelve a estar operativo. Los de medianas intenciones malévolas, van al purgatorio, que también ya han acabado de restaurar después de años fuera de servicio. Los buenos del todo van derechitos, sin paradas intermedias, al cielo. Durante toda su pía existencia, por cada 10 obras buenas, un punto (como los del starlux de antes) y así, con la cartilla perfectamente cubierta, hala, al paraíso de cabeza.
A mi esto de la muerte me asusta por temporadas. Pero no sé bien si es mi propia muerte la que me acongoja o es la muerte ajena. Tal vez pase que no estemos preparados del todo para morir ni para ver marchar para siempre a quien tanto hemos querido.
Es que
para siempre es tanto tiempo…
Dice el refranero que el que pierde es quien se va, pero no tengo yo eso muy claro.

39 comentarios:

Una mujer desesperada dijo...

dios, hoy todos hablando de muerte, qué yuyu! vengo de wilde y allí se nos preguntaba si nos gustaría saber, en caso de enfermedad terminal, que vamos a morirnos. he dicho que sí. al no creer en nada más allá necesitaría aprovechar los últimos días, decirle a quienes quiero que les quiero, llorar a gusto... no sé, a mí nunca me ha importado hablar de mi muerte, como que la tengo muy presente desde pequeña... pero la de los demás, ay, esa es otra historia!

vitruvia dijo...

Hace un rato hice un coment en este post, pero por alguna razón no ha entrado.
Así que me conformaré con ser la segunda, jajaja.
En el coment exponía mi opinión sobre el tema, y es que yo creo que el tiempo que estamos vivos es en realidad nuestra estancia en el infierno, ya que el que más o el que menos, sufre por diferentes motivos a lo largo de su vida, salvo muy raras escepciones venimos al mundo a sufrir, ( ya sea por muertes de familiares, de amigos, enfermedades, problemas, disgustos varios,...).
Y ahondando en mi descabellada teoría, creo que los que se mueren jovenes es que han sido menos malos en otras vidas y por lo tanto, pasan poco tiempo en este "infierno", y los que se mueren de viejitos tras haber pasado por mil penurias, es que fueron malos en otras vidas.
Pero todo esta conclusión mía no es más que el fruto de darle mil vueltas al hecho de no saber ni de donde venimos ni hacia donde vamos, en fin, que una tiene una imaginación........

Vuelo rasante dijo...

La muerte ajena asusta porque sabes lo que el futuro te depara. A mí se me han ido ya los mayores y lo sentí muchísimo. Te queda el consuelo, por decirlo de alguna manera, del recuerdo diario.
Y saber que no están en el limbo porque no existe.

A mí también me asusta por temporadas.

Arthur dijo...

A ver Angelusa, no hay que sugestionarse con eso, la muerte es parte de la vida, yo digo que sí, porque finalmente, acabaste con una misión, desginada por Dios, y te llama a su presencia.

También creo en el Cielo, el purgatorio y el onreifni, y lo único que me inquieta es cuál de esos será mi destino, me he portado muy mal, pero soy buen hijo, entonces como soy mediano en ese aspecto, iré al purgatorio, Chin!

Pero tengo la Fe, de que una vez cumplida mi condena en el purgatorio, se me permita ir al Cielo.

Saludotes, abrazotes y besotes.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Pues es difícil porque cuando alguien que querés se muere uno sufre, pero cuando es uno mismo, se va feliz.

Pensálo, cuando nacemos, nacemos llorando y todos están felices, y cuando morimos, morimos felices y todos lloran. Por eso hay que vivir feliz, y dejar de pensar en la muerte, finalmente llegará, algún día.

Saludos, abrazos y besos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

Mafalda dijo...

Somos materia, una más de todas las que forman el planeta y hasta el resto de los astros. La materia se transforma, no permanece estática e imperturbable, la nuestra cumple exactamente la misma función...

Lo malo es que nuestra materia piensa en el momento en que otras materias se transformen y nos aferramos a ellas tal y como las conocemos en su, digamos, primera existencia (ignoro si han tenido otras) y nos resistimos a perder su presencia.

No es fácil.

A pesar de que sigan vivos en nuestro recuerdo, de que tengamos sus palabras, risas, gestos, acciones y muestras de cariño metidos en nuestro cerebro casi como si "siguiesen vivos"; no lo están. Por ello nos entristecemos, lloramos su ausencia, y se nos hace un nudo en la garganta, y se nos oprime el corazón cada vez que quisiéramos compartir cosas con ellos o que una determinada circunstancia nos los hace presentes.

Y seguimos viviendo, a pesar de.

Y así debe ser. Pero duele. Y mucho. Y no nos consuela el creer que están mejor en la muerte que entre nosotros. Sólo aprendemos, transcurrido el tiempo, a vivir sin su presencia material.

Una pregunta para finalizar: ¿Por qué asociamos vida con luz y muerte con oscuridad? ¿Será porque nadie ha vuelta para contarnos cómo se está...?

Un besote.

Charles de Batz dijo...

!Oscura estás amiga Angelusa!. Para mí que uno nunca podrá creer en lo que le gustaría hacerlo para sentirse más reconfortado: uno creerá siempre en lo que cree y además es seguro que esté equivocado...

Salud

Kurtz dijo...

Para mí, la muerte es una parte más de la vida. Todos nacemos y morimos. Es lo único seguro de nuestras vidas.
Saludos.

Isabel Romana dijo...

No sé si estás filosófica o melancólica, querida amiga. Por mi parte, creo que la muerte da sentido a la vida. Y me explico: es un límite, y como tal nos obliga a pensar en el espacio real que tenemos (en este caso, el tiempo de la vida). Tienen importancia los momentos de alegría, porque sabemos que se nos arrebatarán, y el tiempo que pasamos con las personas a quienes amamos y de las que quedaremos separados por la muerte (suya o nuestra), tienen importancia los pequeños placeres, pues no solemos llegar a los grandes ni los alcanzaremos nunca. La muerte pondrá final a todo, y ese "todo" es cuanto tenemos. Y añadiré otra cosa: si no existiera la muerte, la vida sería insoportable.
Y dicho todo esto, ¡a desayunar chocolate con churros o lo que te apetezca! No hay nada más deseable que aquello que desaparecerá... Un millón de besos, guapa.

Wilde dijo...

La muerte solo puede entenderse cuando se ve lejana; sentirla cerca, debe de ser otra historia. A mi también me asusta bastante, y no por el hecho de morirme, sino por el de irme. No creo que ninguno de los tertulianos aquí presentes cuente con morir en los próximos días, quizás por eso se pueda hablar de la muerte como parte de la vida, no lo sé, yo discrepo, a mi me parece triste, y nada que sea triste puede ir con VIDA. En todo caso, será parte de otra vida, pero no de esta desde luego. Espero que dentro de diez años sigamos tod@s debatiendo de la muerte como hoy...

No obstante, te dejo un texto de Victor Hugo sobre la muerte, que es precioso:

Cuando me acueste en la tumba, podré decir como tantos otros: ¡he terminado mi jornada!. Pero no diré que he terminado mi vida. Mi jornada comenzará al otro día, a la mañana. La tumba no es un callejón sin salida, es una avenida que se cierra en el crepúsculo y se vuelve a abrir en la aurora ...

Larrey dijo...

es cuestión de hacer matemáticas: si los cristianos buenos van al cielo,los malos al infierno y todos los cristianos cuando muere alguien lloran mucho, ¿no será que no hay cristiano bueno?

Jovekovic dijo...

Estamos fatal, eh. Wilde también anadaba con el mismo tema, pero es que a mí me da un poco de yuyu.
Besos.

Moony dijo...

Mal te veo... porque mira que habrá lugares para fotografiar en Alacañices que tú, toda alegría, te vas a sacarle fotos a la puerta del cementerio...
Sí, claro que la muerte es parte de la vida, parte inseparable, final de ciclo, pero eso no quiere decir que sea hermosa, ni que la gente muera feliz. la gente se muere hartita de sufrir y cuando el sufrimiento cesa, lógico, la expresión se afloja... pero felicidad... yo lo dudo.
Y no, la muerte no me gusta, es un alejamiento forzoso de las personas queridas, impuesto y no deseado. Nadie quiere morir, ni que mueran los que ama ¿por qué? otra cosa es que se acepte, pero eso es un mecanismo de supervivencia como otro cualquiera: mientras la aceptes haces ver que no la temes, que está lejos.
No, la muerte no me gusta.

Petrusdom dijo...

El tema es importante,según cómo se "mire", para unos la muerte es irse y para otros es volver, hay está la maravilla del viaje último.
Gracias

Júlia dijo...

Podemos filosofar y hacer mucha literatura sobre la muerte, más allá de mitologías, creencias y valoraciones, es un hecho. Quizá hablamos hoy de él, porque el contraste de la muerte con la primavera es, parece, extraño, paradójico. Todo renace, menos quien ha muerto. Yo, que no soy creyente, sí pienso a menudo en ella, no me produce ningún efecto depresivo, no me impide reir, pero siempre está ahí, amenazante e inevitable.

Juan Cosaco dijo...

Imagina que no existiera la muerte: habría que inventarla!!
¿no te das cuenta de que si no murieramos, en pocos años no habría espacio para la gran cantidad de seres vivos que hay en la Tierra?
Es algo natural; otra cosa es que mueran tantos niños en África, eso no debemos consentirlo: ahí tenemos unas muertes a evitar, contra las que luchar, para que cuando nos llegue el turno, estemos tranquilos.
Salud!

pd:y como no veas pero ya "American History X" ya hablaremos tú y yo!!

Acus dijo...

¡Hola Angelusa! He pasado muy brevemente por aquí, pero me apetecía decir unas cuantas cosas sobre este post.

Epicuro dijo: "No hay que temer a la muerte, porque mientras existimos, ella no es, y cuando es, nosotros no existimos".

Y la última frase que has escrito, sí tiene su sentido. Imagina por un momento, Angelusa, tu propia muerte. Muchas personas pierden a una persona, pero tú pierdes a muchas. Y sí, desde el cielo en donde estés, vas a ver a la gente triste, y bueno, desde ese cielo, no querrás ver triste a la gente.

Por eso hay que sentirse alegre por haber compartido tiempo con esa persona que se ha ido, por haberla conocido.

Es lógico sentirse triste, pero todos (no se salva nadie) vamos a pasar por esa experiencia, donde tarde o temprano nos reencontraremos a todas aquellas personas que se fueron.

La muerte sí forma parte de la vida. Sin muerte, no podríamos hablar de vida. Y la muerte, desde mi punto de vista, es una transición, un cambio. Como si de repente decidiéramos mudarnos a otra zona (la mayoría de las veces de forma forzosa, claro).

La muerte no debe asustar (la forma de morir sí). Y es que todos vamos a ir a un lugar maravilloso, seguro. Todos. Porque los sentimientos serán desnudados, y el corazón se volverá honesto y lleno de valores allí donde haya que ir.

Ayer vi la película "Olvídate de mí". Me gustó bastante. Y en una parte del guión, él le dice a ella:

"¿Cómo te imaginas el cielo?"

Y ella le contesta:

"Hallarás en tu corazón el momento más feliz de tu vida, y lo revivirás"

O algo así. Pero la idea me gustó mucho.

En fin, que me vuelvo a centrar en mis libros y estudiar un poquito.

"La muerte está tan segura de su victoria, que nos da una vida de ventaja" (Anónimo)

Un abrazo Angelusa.

Ula dijo...

Mal día hoy para estas reflexiones. Es el día de la madre y es el primer año que no la felicito porque murió hace poco.
Siento que es una putada, no tenerla para decirle hoy Felicidades, mamá.
Por tanto la muerte me duele hoy. Tal vez otro día habría reflexionado con más objetividad, pero hoy la noto muy cercana y dolorosa.
Un abrazo.

Talín dijo...

--Perdona, antes de que sigas, ¿hay algo después de la muerte?
--Algo debe haber -respondió uno.
--Pero... ¿qué?
--Otro estado de ser.
--Eso ¿qué quiere decir? Explícate, si es que sabes.
--Lo que sé es lo que observo; por ejemplo: a mi se me murió la burra, ¿recordáis? y la enterré en una parcela en la que luego sembré trigo; pues bien: en el mismo lugar creció el trigo más alto, más verde y más fuerte; cuando lo segué en el verano las espigas se diferenciaban considerablemente del resto.
--O sea, que nosotros tenemos algo de burros -saltó Al-Jalil y todos se echaron a reír, menos Omar que le preguntó la razón de su salida.
--Pues claro: hemos comido el pan, luego parte de burra está con nosotros.
--Estará en ti, que cuando hablas, relinchas -replicó uno; y continuaron riéndose.
--No, no os riáis, tiene algo de razón: la burra se transformó en trigo y del trigo... ahora es algo nuestro: ha cambiado de estado.
SACADO DE LOS RELATOS 'Siguiendo a Omar Khayyam' 27 titulado "Meditando en la bodega'

Arare dijo...

Angelusa, vengo a dejarte un mensaje de vida (de la muerte hablaremos otro día, hermosa, hoy no): ve a nuestra web, que ya la he puesto al día (un poco).

No sé lo que me pasa que no puedo entrar en mi propio blog, debe ser cosa de las tarjetitas esas de timofónica, que no tienen suficiente "energía", juas!

Mil y pico de besos vivos y bien vivos para tí!!

http://www.elmeumar.com

Loc@ dijo...

Lo único claro de la muerte es que ... se acabó, se acabaron todas las dudas, vacilaciones, incertidumbres, todo; para el muerto todo está ya realizado, todo concluído, c´est fini. Besos. PAQUITA

escriptorum54 dijo...

Como dice la madre de una sobrina:

Cuando uno se muere debe ir a un buen lugar puesto que nadie regresa.

No deja de ser una buena filosofía

Malegar dijo...

No, no nos preparan para morir, ya que nadie nos puede contar de primera mano que es lo que ocurre realmente cuando nos morimos, ¿nos vamos? ¿nos quedamos?, y lo más importante, en cualquiera de los dos casos, como y con quien, que las compañias para toda una eternidad,deben de ser buenas, por lo que pueda ocurrir.
Besos de una mortal. :P

Anónimo dijo...

la muerte es tan solo un cambio más.

Miguel dijo...

No sé... yo veo la muerte en plurales. Cuánto se va muriendo... uf. Entonces pienso que el nacer es en plural también. Si incluso llevamos un código para que no se nos olvide todo lo que murió...

Muasitos Angelus :)

rythmduel dijo...

Me gustan tus reflexiones; me gustan tus fotos... me gustas TÚ.

Remuás (al estilo gelusa).

Llanos dijo...

Un paso fugaz para dejarte un beso desde muy cerquita de tu casa, reina mora

Miguel dijo...

Angelus, hace mucho que no nos pones esas magníficas fotos, (mira qué reflejo, jo) acompañada de tus pensamientos.

He leído que no has tenido un buen día... Y si mi angelusita no está bien muchas cosas dejan de estarlo... A ver...

Muás al cuadrado.

CALAITO dijo...

Hablando de magníficas fotos y de excelentes y fotógrafas, nos encantaría contar con vuestra presencia y aportación en la QUEDADA FOTOGRÁFICA que alíste.info está organizando en RIOMANZANAS los días 19 y 20 de mayo, en colaboración con AEFONA, con el objetivo de dar a conocer nuestra comarca.

Lo podeis leer con detalle en este enlace:

http://www.aliste.info/foro.asp?p=Aliste&f=%203&m=7278

manel dijo...

Cuando he estado "cerca" de la muerte, lo que más me aterraba era no poder ver crecer a mi hijo.

Antonia Romero dijo...

En realidad, desde que el mundo es mundo, nunca hemos salido de aquí, la materia que conforma tu cuerpo(y tu mente) pudo pertenecer hace dos mil años al tronco de un árbol en el que se apoyó una mujer de Roma (la materia ni se crea ni se destruye, sólo se transforma). Después será igual. Por eso hay quien piensa que la muerte no existe como final sino como un paso más en este infinito y circular paseo...

Saludos

Anónimo dijo...

Ahora, Angelusa, que leo a 'antonia romero', me acuerdo de un 'robai' o 'rubayata' del gran poeta iraní Omar Khayyam y que te dedico para animarte a vivir y quitarte la telarañas que aún puedan quedarte de creencias irracionales como son las de los dioses.

Va por ti de parte de Talín:

Donde nace una rosa roja, vertióse antaño
de un príncipe la sangre. Del lunar de un efebo
procede la violeta. Los flores del jacinto
nacieron de una frente que fue tersa y brillante.

Omar Khayyam

Yass dijo...

Hace un par de años me dió por documentarme sobre la "filosofía de la muerte" en las diferentes culturas, encuentras cosas muy sorprendentes, un día de estos preparo un resumencillo en el blog


Un saludo!

ella y su orgía dijo...

La muerte forma parte de la vida. ¿Qué duda puede haber al respecto? Desde que nacemos, la tenemos a nuestro lado. Como una sombra, planea sobre nosotros sin que nos percatemos de ello.
Ojalá nos educasen de otra forma para vivir de un modo menos tráumatico un proceso que, desde el principio, sabemos que más tarde o más temprano se va a producir.

Besos orgiásticos.

Moony dijo...

Angelusa... voy a contar hasta diez. Como no aparezcas... te vas a enterar...

1...2...

Isabel Romana dijo...

Pasé a verte. Menos mal que a mí sí que te me has aparecido... Besos.

Wilde dijo...

Gracias por tu saludin Angelusa, pues yo, te lo devuelvo. Se echan de menos tus geniales y dulces entradas...

bicos!

Charles de Batz dijo...

Paso a saludarte, Angelusa.
Espero que vaya todo bien.

Salud

Angelusa dijo...

Muchas gracias a tod@s por participar. Y por los saludos y demás...

Ando fatal de tiempo y de ganas.

Besossssssssss