miércoles, 26 de enero de 2011

Pies


Se llama Lucas y no sé calcular bien su edad; aunque de perfil parece más joven, ya tiene sus añitos.
No es nada guapo pero me da igual, yo voy a lo que voy y la primera vez fui por necesidad, la segunda puede que también, sin embargo a partir de la tercera, y hasta la fecha, voy por puro placer. Nunca me hubiera podido imaginar que alguien me tocara profesionalmente los pies con tantísima delicadeza.
Me refiero a mi podólogo.
Habla muy bajito y no me entero bien de lo que dice pero a todo le digo que sí por que soy incapaz de negarle nada a una persona que maneja con tanta sutileza (más que destreza, sutileza) los útiles de podología mientras que con la otra mano toma la planta como si de una frágil y quebradiza doncella se tratara.
No lo he dicho aún, pero su aspecto es más bien abrupto y por eso me sorprende de tan grata manera esa transformación que sufre cada vez que me toca una extremidad inferior, se vuelve sensual y guapo, y no puedo evitar recordar a Dante, en Martín (Hache), cuando dice:
"Me seducen las mentes, me seduce la inteligencia, me seduce una cara y un cuerpo cuando veo a una mente que los mueve y que vale la pena conocer. Conocer, poseer, dominar, admirar. La mente Hache, yo hago el amor con las mentes, ¡hay que follarse a las mentes!"
Estoy segura que Lucas sustituye en su subconsciente la palabra “mente” por la palabra “pie”. Y si no lo hace, debería hacerlo.
Veamos el resultado:
"Me seducen los pies, me seduce la inteligencia, me seduce una cara y un cuerpo cuando veo a unos pies que los mueve y que vale la pena conocer. Conocer, poseer, dominar, admirar. Los pies Hache, yo hago el amor con los pies, ¡hay que follarse a los pies!"
¿Qué sería la vida sin erotismo?
Un pliego de lija, estoy segura.



11 comentarios:

Mafalda dijo...

¡Qué bueno, Angelusa! Asociarlo con las palabras de Dante en Martín Hache, un idea genial. Sus palabras en versión pies, me encanta y me han hecho reír.
Gracias por este rato de humor con esa delicadeza que lo cuentas. Y es auténtico.
Espero que tan buen trato a tus pies te haga más liviana y sueltes las cargas que te amarran al silecio.
Un besote enorme.

rural madre dijo...

¡que cara te vendes! no hay derecho que nos sirvas tan de tarde en tarde con estas tus maravillosas reflexiones. Por fa no nos hagas añorarte tantísimo.A mí me transportas a unas sensaciones únicas cuando te encuentro en esta tu página. No seas malvadas y bríndanos fantasias más a menudo.

Anónimo dijo...

Ajajjajaa ya te vale, bichina.

Isabel Romana dijo...

¡Hay mucho erotismo en los pies...! Y es un enorme placer sentirlos acariciar. Besitos, guapa.

Moony-A media luz dijo...

Pues sí, tienes razón ¿qué sería la vida sin erotismo? por lo menos, aburridísima...

Y hay que follarse las mentes, los pies, las manos... los todos.

Un besazooooooooooooooooooooooooooo.

Talín dijo...

Mi madre, que en paz descanse, diría sobre eso del erotismo que todos tendemos al monte. Que en paz descanse.
Lo que me maravilla del comentario, de este como de otros, es la delicadeza, la concisión, el bien hacer; es decir: el bien escribir.
Niña, ¡da gusto leerte!
Y si, remedando a Rubén Darío, hay que follar:

'Follar, follar, follar, follar siempre, con todo
el ser y con la tierra y con el cielo,
con lo claro del sol y lo oscuro del lodo:
follar por toda ciencia y follar por todo anhelo'.

Además está uno de mejor humor.

Abrazos

Sherezade dijo...

Ja,ja....Te descubro y reconozco que me encanta tu escrito. Y sí, coincido, hay que follarse la vida entera.
Mil estrellas de alegría
Sherezade

Mafalda dijo...

Tus pies ya estarán repuestos tras el masajito, el paseo... ¿qué tal si pones a trabajar un poco los dedos y un algo tu imaginación? ¡No tendrás también un masajista para las manos!
Pues, el teclear, es un buen ejercicio. Sin ánimo de molestar, pero te estamos esperando... y... no asomas ni un solo dedo del pie.
Besotes de invierno con un sol de primavera.

Jorge Arbenz dijo...

Completamente de acuerdo, oiga.

Caminante dijo...

Un pliego de lija... seguramente.
La imaginación... que no decaiga.
Un besico. Gusto de verte: PAQUITA

Anónimo dijo...

Me encanta la pelicula Martin Hache y se me ha quedado grabada for ever esa frase de Dante de hay q follarse a las mentes. Sin inteligencia para mi no hay erotismo, es la frialdad total, la muerte