viernes, 5 de octubre de 2007

Sin dios

Domus Municipalis- Bragança, Portugal


No tengo más patria que la bóveda de mi cuerpo,
y aún así mi corazón, en ocasiones, ni siquiera me pertenece.
La tierra que pisan mis pies mil veces antes fue pisada.
Porque... ni es mía, ni era suya, ni será nunca de nadie.
No existen en mi vida banderas que escondan injusticias
ni tronos que perpetúen una estirpe inventada.
No hay un dios que cautive mi espíritu
ni existirá jamás en mi camino un recodo en el que apostarme,
palabra en mano,
para privar de libertad, o de vida, a un semejante;
ni en el nombre de ese dios
ni en el nombre de ningún inflamado patriota
enardecido por el ansia de poseer el Universo.
Porque el Universo, mi universo,
va desde mi mente hasta la suela de mis zapatos,
incluyendo mi sexo y mís poemas.
Y por eso yo decido
que no quiero más patria que mi cuerpo y mis sentidos.

20 comentarios:

Moony dijo...

Estoy...casi de acuerdo, porque mi patria también es él. Quitando es detalle, suscribo todo lo dicho por ti de esa magnífica forma.
Buenos días, niña. Por aquí anda lloviendo, lo cual es habitual. Y yo, con la madre de todas las gripes, por eso puedo escribir a esta hora. Me he quedado sin ir a trabajar.
Te daría un abrazo y un beso, pero me voy a abstener :D por tu integridad física.
Estoy hasta el gorro de que llueva :)

Kurtz dijo...

Excelente post que deberíamos suscribir todos.
Besos.

Angelusa dijo...

Moony, Ponte buena proto, anda, que es una pena que por un puñado de virus, no puedas disfrutar de la lluvia. Y tenme al tanto cada 5 minutos, hasta que, por fin, se te vayan los inquilinos.
Ya sé yo que tu patria es también tu chico, vaya descubrimento que me haces... y, además, ¡sabe tocar el piano!
Un besito analgésico, poeta. Y hazme caso, ponte buena:-))*

Kurtz, muchas gracias. Tuyo es. Me emociona leer tu reseña.
Un beso tricolor:-))*

anatema dijo...

Dices muy bien amiga. No hay mejor patria que la que albergan nuestros sentidos porque en ellos van los sentimientos.

Besos.

Arthur dijo...

Bueno Angelusa, toda vos sos tu cuerpo y decís que sólo eso es tuyo, pero, y después de morir? que tendrás?

Yo espero poder llevarme al cielo mi tan bien cuidado cuerpo.

Saludotes, abrazotes y besotes.

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Uy Angelusa, si bien después de la muerte no te llevás nada, ni siquiera tu cuerpo (y lo siento por Arthur), ahora que seguís acá, en éste mundo, con todos los que te queremos, disfrutá de todo lo que tenés. Si no, para qué has trabajado tanto mi bella Angelusa?

Saludos, abrazos y besos

Nice Day, con toda mi Alma:
gusthav

Arroba dijo...

Qué bien expresas lo que quieres decir, alistanica.
En estos tiempos debiéramos ir abundando ya en gritos como el tuyo.
Por si no fueran pocas las guerras de todo tipo ahora nos inventamos las guerras de símbolos.
Bicos

Arroba dijo...

Qué bien expresas lo que quieres decir, alistanica.
En estos tiempos debiéramos ir abundando ya en gritos como el tuyo.
Por si no fueran pocas las guerras de todo tipo ahora nos inventamos las guerras de símbolos.
Bicos

Angelusa dijo...

Arthur, qué presumido saliste, hijo mio:-)))) Vas a tener que poner una foto en tu blog para que te veamos:-))

Gustav, tienes más razón que un santo; mejor disfrutar la vida por lo que pueda pasar, ¿verdad?

Arroba, gracias y gracias. Pues sí, la guerra de los símbolos era lo que nos faltaba...

Besitos a los tres, y gracias de nuevo:-)

Larrey dijo...

Impresionante...sin más.

Desesperada dijo...

qué bonito, angelusa. es que me eres una artizta!!!! biquiños

Isabel Romana dijo...

Maravilloso, angelusa, en la forma y en el fondo. ¡Cuántas atrocidades se han cometido y se cometen en nombre de las patrias y de los dioses! Ambas cosas pertenecen a los inventos más perniciosos de los hombres. Besos, querida amiga.

Petrusdom dijo...

Como aquél pintor alemán pero cambiando la raiz, yo no creo en las pátrias (nacional, chica, etc... Para mí la "mátria" está en mis recuerdos, allí es donde nacen mi experiencias para el futuro. Cuando de niño pasé un verano en Nuez de Aliste,ya hace cuarenta años, al contacto con los prados y el rio, y las gentes sencillas nació una forma de ver y vivir la vida.
Saludos

Anónimo dijo...

Me rindo ante tus palabras. No todas ¡que exageración por mi parte sería! paro casi todas.
Es como un gran poema militante.

Salu y R. que es casi como darte un millón de besos.

Fdo: Talín

Angelusa dijo...

Larrey, agradecida te quedo:-))

Desesperada, ¡pues anda que túuuuuu!:-)) Gracias.

Isabel, qué razón, tienes, guapa. Gracias.

Petrusdom,eso es, eso es.
¿Nuez de Aliste, dices? Ese pueblo está al ladito del mio.

Talín, millón de besos recibidos. Salud y República para tí también, salao.

Muchas gracias, otra vez, a todos.

Jean Bedel dijo...

Yo siempre digo que mi partido político es mi casa y mi bandera es el rock :-)

Anónimo dijo...

Blogger me pone de los nervios, Muchas de las bitácoras que leo están alojada en Blogger y éste me pone trabas para poder comentar. Espero que salga este para que sepas que te espero tus entras y que, en el último post que he publicado, utilicé un par de versos de este hermoso poema.

Salud, besos y República

Júcaro (a ver si así consigo que se publique)

Mafalda dijo...

Precioso, Angelusa.
Pasé muchas veces por tu casa y estabas ausente... Después, me ausenté yo por problemas de usurpaciòn de correo y por mudarme de casa. Aún trajino constantemente con cosas de acá para allá.
Creí que dejabas el blog y me daba una pena tremenda. ¡Qué alegría que no haya sido así! Pensaba: primero Juanmi, ahora Angelusas... ¡esto no puede ser!
Ya me he puesto al día con todos tus pots y creo que has vuelto con ímpetu y muy muy inspirada.
Éste post y el último poema de tu cuaderno, insuperables. Del chocolate, estaba claro que había que sucumbir; pero merece la pena darse el gustazo de vez en cuando.
Repito, me alegra infinito que estés aquí, con tod@s, para que nos deleitemos con fotos, pensamientos, indecisiones, pérdidas de tiempo y maravillosos poemas.
Un besote grande.

Eladio Osorio Montenegro dijo...

Que sentimiento de paz da la Domus Municipalis. Me trae muy buenos recuerdos, ya que un día empecé a andar en coche sin rumbo fijo y acabé en Bragança, era tal el calor que hacía que acabé resguardándome en la Domus. Aparte del frequito que hacía y del viento que se colaba entre todas sus ventanas inspiraba paz y tranquilidad. Si os apetece visitarme estoy en http://caldelaodecaldelas.blogspot.com

Anónimo dijo...

igual todos somos Dios y es nustra mente la que no nos deja verlo. de la cabeza a los pies solo materia, ¿y mas alla? me parece un mundo muy reducido el tuyo. sucede si confundes Dios con con miedo, con religion...