miércoles, 29 de agosto de 2012

Tres colores



Me llamas, a escondidas,
bajando la voz tras los respaldos del patio de butacas
y los sí bemol de las flautas cursilonas.
Me llamas para que vaya,
me quieres tender otra trampa y yo quizá acepte
por que sólo pierdo el tiempo, la ilusión ya no.
Desde la misma tarde que quedamos en tablas y el rey se fue a paseo con un caballo cojo,
los peones, dentro de las dos torres,
guarecieron a quienes incluso no habían jugado
y los alfiles ¡al fin! se decantaron por el bullicio.
El tiempo ya no cuenta, sólo la jugada
y la reina se ha quedado en bragas.

3 comentarios:

goab dijo...

Me recuerda al cuadro Promenade by the sea. Es esa calma esa manera de convertir al tiempo en el único habitante de una caja de madera.


me alegro de que estés mucho más que si hubieras vuelto.

Talín dijo...

Eso de los tres colores y hablando de reyes, como se habla, podían ser rojo, amarillo y morado. Para llevarse una alegría. Nada mas.

Katty Hernández dijo...

Hola, he leído lo que escribes y me gusta muchísimo,quisiera pedirte que por favor leas mi blogs, apenas estoy empesando , pero me gustaría saber tu opinión...
Aquí el link: http://kategz007.blogspot.com/